¿Sabes cuidarte?

Así como nosotros siempre corremos a cargar nuestros celulares o computadoras cuando éstas nos avisan que tienen batería baja, ¡así deberíamos ser con nosotros mismos! El "self-care" o bien, el autocuidado es un término que se ha puesto de moda en los últimos años. Es un concepto nuevo que se refiere al cuidar de nosotros mismos y permanecer en nuestros espacios de comfort. Se trata de un proceso para liberar estrés y ansiedad poniéndonos a nosotros mismos y nuestras necesidades antes que a todo lo demás.


El autocuidado tiene que ver con el estar consiente de nuestros sentimientos y ayudarnos a nosotros mismos a lidiar con ellos de una manera más saludable. Muchas veces se puede confundir el autocuidado con la pereza, ya que éste tiene que ver con la relajación en donde se incluyen conceptos como el "mindfulness", meditación y descanso y estos tres pueden llegar a ser confundidos como actividades que solamente fomentan la desmotivación.

Conociendo lo que el término nos ofrece, también hay veces que se confunde mucho el significado y la práctica verdadera ya que tendemos a consultar redes sociales y medios digitales antes que a un profesional.


Las redes sociales, sobre todo Instagram y YouTube han incrementado sus contenidos de autocuidado, ofreciendo guías, prácticas y resultados que no son enteramente comprobables. Muchas de las personas consideradas "influencers" publican estos mensajes, fotos y videos donde mencionan el autocuidado sin llevar ningún tipo de seguimiento que realmente haga que sus seguidores puedan sentir bienestar emocional y físico.

Ahora que sabemos de qué trata el "self-care", te queremos pasar unos tips para que puedas iniciar tu camino de autocuidado de la mejor manera.


Atiende tu salud mental

En el momento que sientas algún tipo de malestar, ya sea frustración, angustia, estrés, tristeza o cualquier tipo de sentimiento o emoción negativa, trata de distraerte. Sabemos que es difícil salir de esa mala racha pero está clínicamente comprobado que con 2 minutos de distracción o enfoque hacia cosas positivas, en los momentos donde te sientas mal, los pensamientos y situaciones negativas son mucho más manejables y puedes crear mejor consciencia de lo que está pasando a tu alrededor y así resolverlo de una mejor manera. No olvides, claro, que nunca está de más consultar con un profesional que pueda auxiliarte en cualquier tipo de situaciones.


Practica el autocuidado espiritual

No lo relaciones enteramente con la religión que practiques. Lo espiritual va más allá de las creencias y trata simplemente de ti. Tus valores, tus creencias, tus metas, tus logros, tus pensamientos, quién eres. Es muy importante estar en contacto contigo mismo y conocerte a fondo para poder explorar y estar al pendiente de esas áreas de las que no siempre estamos conscientes o se nos hace fácil descuidar.


Cuida tus relaciones

Lo que nosotros hagamos o no con nuestras vidas es enteramente decidido por nosotros mismos. Las relaciones personales que tenemos también tienen mucho peso en nuestro bienestar, por eso es muy importante saber decir a quién dejamos entrar en nuestra vida y a quién no. Muchas veces nos cuesta trabajo sacar a alguien que consideramos mala influencia por el cariño que podríamos llegar a tenerle a esa persona, pero parte del autocuidado es reconocer que sin esa persona, podrías estar mejor. No se trata de dejar de relacionarte con todas las personas que conoces, pero sí de evaluar si te aportan cosas negativas o positivas.



20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo